skip to Main Content
      8120298133
info@ivaznoticias.com
Política Internacional Miedo Millennials Segunda Guerra Mundial Sociedad Conflictos Donald Trump

Miedo internacional en el siglo XXI

La historia es un sistema caprichoso de procesos progresivos y cíclicos. En ocasiones pareciese que la humanidad camina a paso firme hacia una nueva realidad, movida por ideales de justicia social, progreso y bienestar; sin embargo, hay momentos en que también las sociedades se hunden en profundas noches sin luna. Estos procesos del devenir histórico generalmente los vemos marcados por sucesos divisorios, de cambio abrupto y que marcan un antes y un después en los aspectos políticos, económicos y culturales.

Desde el siglo XX, y con especial acento hacia finales del milenio, los cambios cíclicos de la historia parecen producirse con periodos más cortos de tiempo, como consecuencia del progreso tecnológico. Un desarrollo de los acontecimientos que parece asemejar a un periodo ya conocido por la humanidad. En el siglo XIX el mundo experimentó, durante las últimas décadas, una cierta estabilidad política a nivel internacional, fundada en el progreso económico, el avance tecnológico y la formación de grandes imperios coloniales. Este periodo, conocido en la narrativa de occidente como la “belle epoque”, es un referente de una era dorada que se perdió en los anales de la historia, tras la obscura noche de los grandes conflictos que vinieran a sacudir el siglo XX. La preponderancia de ciertos estados nacionales y la comparativa debilidad respecto de otras sociedades significó la subordinación de los pueblos, tecnológica y militarmente menos avanzados, a los mas adelantados, dinámica tan injusta como efectiva al momento de equilibrar la balanza de poder a nivel internacional; así también nos encontramos con sociedades en ascenso que poco a poco se transforman en un detonante de cambio en el reparto de áreas de influencia económica y geopolítica.

política-internacional-miedo-millennials-segunda guerra mundial-sociedad-conflictos-Donald Trump

El surgimiento de más actores decisivos en la escena internacional tuvo como consecuencia una modificación en las condiciones vigentes de ejercicio del poder por parte de las naciones, esto desde luego se tradujo en cambios en la actuación de los individuos dentro de las sociedades tradicionalmente poderosas. Sentimientos como la rivalidad y nacionalismo exacerbado son síntomas de los tiempos inmediatamente previos a la Primera Guerra Mundial. Tres décadas pasaría la raza humana inmersa en el horror del enfrentamiento que reconfiguraría un nuevo balance del poder en el tablero mundial, y tras ello vemos el resurgir de una nueva era de relativa estabilidad en un sistema de equilibrio dual del poder. No seria hasta la caída del muro de Berlín, que veríamos el apogeo de una calma política internacional, y progreso económico a finales del siglo, pasando de un sistema bipolar a uno unipolar. La generación de finales del siglo XX y principios del siglo XXI, los llamados Millennials, crecen y forman una segunda belle epoque, específicamente en el mundo del hemisferio occidental, donde el triunfo de los modelos económicos y la percepción de seguridad, al ser acotada la rivalidad político-militar, generan una psique colectiva de euforia y triunfo.

El occidente de los años 90 es el máximo exponente de una humanidad que mira con optimismo al futuro, de una generación orgullosa y triunfante que miró hacia nobles ideales de libertad. Estados Unidos detentó el poder económico, político y militar de ese mundo, el cenit de una única superpotencia, similar a lo que durante el siglo XIX fue el imperio Británico. Mientras Europa mira hacia la Unidad, y los países del antiguo bloque comunista caminan lentamente fuera de la esfera de Moscú, en Latinoamérica la mayoría de los países miran hacia una recuperación de las crisis económicas, transiciones democráticas, sanar las heridas de regímenes militares o guerras internas. El Asia Pacífico continúa su expansión económica y el comercio internacional se incrementa al pasar de los años. Algunas zonas, como la inmediata esfera postsoviética, el mundo Islámico o los Balcanes, no verán esta etapa histórica con la misma perspectiva.

política-internacional-miedo-millennials-segunda guerra mundial-sociedad-conflictos-Donald Trump

El triunfalismo del occidente saltó por los aires entrado el siglo XXI, tras el suceso del 11-S, las fuerzas de la marea histórica internacional reconfiguran el panorama, y el optimismo da paso al miedo, al aburrimiento o a la normalización de una nueva realidad. El efecto dominó del 2001 reconfiguró el sistema intencional, de pronto en unos pocos años vemos el resurgir político de Rusia, el despertar económico, geopolítico y militar de China, el hiperagitamiento del mundo islámico, el efímero despertar del “socialismo del siglo XXI” y el ocaso del absolutismo Americano, como consecuencia de las guerras del terror y la crisis de 2008. El golpe a la cima de la pirámide del poder político internacional hizo estremecerse a la pirámide entera, metafóricamente los aviones que se estrellaron en las torres gemelas echaron abajo el edificio del sistema de postguerra fría. Bastó un golpe en la parte superior de ese edificio para que, al precipitarse sobre los agentes causantes del golpe, se llevara consigo el resto de la estructura. Al final, el sistema de pesos y contrapesos desplazó el péndulo del poder desde la unipolaridad hacia la multipolaridad, y de ese cambio se deriva un proceso de nivelación en el que unos ganan y otros pierden. Los que ganan temen perder lo ganado y los que pierden temen perder más de lo que ya han perdido.

La esperanza es uno de las fuerzas humanas sobre las que se sostiene el progreso, el miedo es la fuerza sobre las que se sustenta el instinto de conservación. El origen de todos los males de la humanidad es el miedo; sin control, el miedo a lo externo, a lo desconocido, al imperio o a la revolución. El miedo explica cómo se detonó el desastre humano de tres décadas el siglo pasado. En la segunda década del siglo XXI acudimos a un resurgimiento de los valores de corte conservador: el nacionalismo frente al multiculturalismo, el radicalismo frente a la comprensión moderada, el libre mercado salvaje y rapaz frente a la economía del bienestar colectivo, las respuestas reaccionarias frente a la planeación del progreso colectivo, la violencia como medio frente al diálogo, la acción unilateral frente a los acuerdos multilaterales. Fenómenos como el Brexit y la crisis de la UE, la guerra civil en Siria y la crisis de refugiados, la candidatura de Donald Trump y el muro en la frontera con México, la interminable guerra contra el terrorismo y el surgimiento de ISIS, las tensiones geopolíticas del Asía-Pacífico, el regreso de partidos de extrema derecha o hegemónicos al gobierno o la arena política en varios países, todos tienen en algún grado el elemento del miedo.

política-internacional-miedo-millennials-segunda guerra mundial-sociedad-conflictos-Donald Trump

Curiosamente, el objetivo de la táctica política se ha cumplido, el mundo ha dejado que el terrorismo lo guié hacia una era del terror. ¿Hay manera de salir de esta dinámica? Quizá si. El momento histórico actual requiere de una reflexión, los elementos y actores cambian pero las fuerzas de marea de la historia persisten, y entender esas fuerzas puede ayudar a la humanidad a orientar los procesos y, si no evitar, sí estar preparados para abismos en épocas venideras.

¡Sé creativo, útil y sutil!

Back To Top
Search